top of page

¿Por qué el multitasking no es la solución?

Actualizado: 28 feb 2023



En el mundo “acelerado” de hoy en día, el multitasking o también llamado multitarea se ha convertido en un enfoque muy conocido e incluso popular para hacer las cosas, hasta para muchos una cualidad valorada en el sistema de trabajo con recompensas asociadas a ello.


Muchas personas creen que hacer malabares con varias tareas a la vez les permite lograr más en menos tiempo, cuando es totalmente lo contrario.


Las investigaciones han demostrado que la multitarea puede tener efectos negativos en nuestra salud mental y física. Puede conducir a un aumento del estrés, mayor irritabilidad, ansiedad, llegando a provocar una disminución de la capacidad de concentración y un agotamiento para el cerebro (burnout)


Desde el lado de la productividad, los estudios también han demostrado que cuando tratamos de hacer varias cosas a la vez, nuestro cerebro tiende que cambiar constantemente entre tareas, lo que lleva a disminuir la capacidad de concentración y es más probable que cometamos errores y tengamos que volver a hacer el trabajo de nuevo.


Entonces, ¿qué podemos hacer en lugar del multitasking?


La clave es tener en cuenta nuestros hábitos de trabajo y ser conscientes de como ellos afectan nuestra productividad y nuestro bienestar en general.


Lo importante es concentrarse en una tarea a la vez, priorizar las mismas, establecer metas realistas y eliminar las distracciones.

Esto permite que nos enfoquemos completamente en la tarea que estamos realizando, aumentando nuestra productividad y reduciendo el estrés.


También es importante utilizar bloques de tiempo, donde programamos un tiempo particular para cada tarea en la lista de cosas a realizar. Esto puede ayudarnos a garantizar que dediquemos suficiente tiempo a cada una de ellas sin distraernos con otras.


Al concentrarnos en una tarea a la vez y eliminar las distracciones, podemos lograr más en menos tiempo y reducir el estrés en el proceso.


La práctica de la atención plena, también nos permite estar completamente presentes en el momento y prestar toda nuestra atención a la tarea que estamos realizando.


Es importante también, realizar pausas y descansos programados entre tarea y tarea, para recargar energía y darle un descanso a nuestra mente y a todo nuestro cuerpo.


Finalmente pero no menos importante, la práctica de decir NO es una condición necesaria para poder enfocarnos sin sentirnos frustrados por no poder cumplir con lo que nos comprometimos.

Es importante para ello, no asumir más tareas de las que podemos cumplir.


Reconocer lo que no nos está resultado funcional, es el primer paso para empezar a poner en práctica formas distintas de hacer las cosas y empezar a percibir los beneficios de trabajar de forma más consciente, enfocados y con un un sentido más genuino sobre todo aquello que estamos realizando.



49 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page