top of page

Tips BE MINDFUL



1. Comenzar contigo.

La energía que enviás (tus pensamientos, palabras y sentimientos) crea tu experiencia y tu realidad. Por lo tanto, somos en gran parte también responsable de la calidad de nuestros pensamientos y de nuestra propia realidad.

Tenemos la oportunidad de confiar en el proceso, enfocándose en lo que está a nuestro alcance, desde un lugar de aceptación pero también de compromiso.

Estamos a una decisión de sentirnos mejor.

Te invito hacerte esta pregunta: ¿cómo puedo asumir la responsabilidad de impactar en el resultado de esta situación de manera positiva?


2. Meditación: ser observador sin juicio.

Siguiendo estos pasos podés conectar contigo mismo y con la armonía que está allí accesible en tu interior. Al desarrollar una mirada observadora de nosotros mismos, sin juicio, podemos hacer lo posible por no reaccionar.


Pasos de la meditación:

I. Encontrar un lugar cómodo y tranquilo y cerrá los ojos. Si tenés un zafu mejor, sino puede ser sobre un mat o inclusive una toalla doblada a modo de almohadón.

II. Inhalá por la nariz y aguantá la respiración durante unos segundos para que sirva de “ancla” en tu atención. Soltá el aire por la boca. Repetir 3 veces.

III. Observar el flujo natural de la respiración hacia adentro y hacia afuera durante unos minutos. Hacer el mayor de los esfuerzos para no juzgarse y simplemente permanecer como observador cada vez que la mente tiende a “divagar” o irse del momento presente.

Si surge algún pensamiento en tu mente, observalo por un segundo y luego regresá tu atención a la respiración. Esto entrenará tu mente para enfocarse con mayor facilidad.


3. Bajar el volumen de los pensamientos.

Ser observador de los pensamientos para identificar aquellos que nos limitan. Al hacer eso, podemos quitarle fuerza e identificar aquellos que se repiten como patrón.

Ejercicios prácticos para observar los pensamientos:

Tomar papel y lápiz y escribir los pensamientos. Uno por uno, preguntándote si son verdaderos o falsos. Si son falsos, no hay necesidad de tomar medidas o acción; se pueden dejar pasar. Lo importante es tomar consciencia de los pensamientos que impactan en nuestra vida para poner foco en ello.


4. No tomarse nada personal.

Todos reaccionamos desde nuestra perspectiva. Es por ello, que lo único que podemos controlar son nuestras emociones y la energía que le queremos otorgar a las cosas que nos suceden o las reacciones de los otros.

Permanecé en tu energía y hacé el mayor de los esfuerzos en practicar no tomar nada personal. Permitir que las personas permanezcan en sus emociones, mientras que los otros asumen la responsabilidad de los suyos.


¡Te animo a que lo hagas!

Cuánto más lo practiques, más naturalmente te va a surgir.

28 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page